Los retos de arrancar un nuevo producto digital

Desde Cloud District y Valdur llevamos años apostando por un acompañamiento estratégico de nuestros clientes, ayudándoles a dar forma a nuevas líneas de negocio, a llevar a cabo nuevas propuestas innovadoras, y a implementar mejoras en eficiencia interna y optimización de procesos. En muchas ocasiones, estas tres áreas de acción pasan por la creación de un nuevo producto digital.

A la hora de enfrentarse a una nueva solución digital, tanto si es para iniciar un nuevo modelo de negocio como si se tratara de un proyecto interno, existen una serie de retos que se deben tener en cuenta, entre ellos:

  • Conocer el mercado
  • Decidir el alcance
  • Descubrir el público objetivo
  • Definir la tecnología
  • Desarrollar una estrategia a corto y largo plazo

 

Y para afrontar cada uno de estos retos, hay que reflexionar sobre una serie de preguntas clave.

 

Conocer el mercado

– Si se trata de una nueva línea de negocio: existen productos similares? ¿Existe mucha competencia? ¿Cuál es mi propuesta de valor y cómo me voy a diferenciar?

– Si se trata de un proyecto interno: ¿hay alternativas off-the-self? ¿Cómo han enfocado situaciones parecidas otras empresas de mi entorno?

 

Decidir el alcance

– Se trata de decidir si voy a hacer una prueba de concepto (POC), un producto mínimo viable (MVP) o un producto completo. ¿Quiero lanzar todas las funcionalidades desde el primer momento o ir abriéndolas poco a poco?

Cada alternativa tiene una serie de ventajas e inconvenientes, y hemos de decidir qué estrategia acometer en nuestro caso, dependiendo de nuestro momento de empresa, tipo de proyecto, mercado y posibilidades de financiación de la inversión.

Así, empezar con una POC o MVP permite ir adaptando el producto sobre la marcha, pero alarga los plazos y puede generar sensación de frustración en los usuarios. Por otro lado, desarrollar un producto completo puede generar menos flexibilidad ante los cambios del mercado y de los usuarios, menos capacidad de pivotar, etc

 

Descubrir el público objetivo

– Tanto si es interno como si es externo, ¿conozco a mis usuarios? Es importante definir sus necesidades, momento de uso y dispositivos frecuentes que utilizan.

 

Definir la tecnología

– ¿Hay tecnologías “de la casa”? ¿Queremos aprovechar para modernizar el stack, para migrar a la nube? ¿Hay un proveedor de confianza con una solución técnica en la que están más cómodos? ¿Las tecnologías tienen costes, licencias – o suficiente comunidad y soporte?

 

Definir una estrategia a corto y largo plazo

– ¿Tenemos una estrategia de lanzamiento? De distribución si es un producto interno? ¿Cómo se va a medir el éxito? ¿Cuáles son los siguientes pasos? ¿Hay un backlog y un roadmap de producto?

Ninguno de estos retos tiene una respuesta correcta o incorrecta, y el único camino seguro es decidir la estrategia más adecuada al momentum de la empresa y rodearse de partners estratégicos que acompañen en los momentos más decisivos.

Recent Posts

Leave a Comment