El Coronavirus y la biología molecular

¿Sabes qué te digo? Que estoy harta. Estoy harta de analistas de sofá y de expertos a toro pasado. Así que hazte un café y quédate conmigo que tenemos que hablar.

Te adelanto que el virus se llama SASRS-CoV-2 y la enfermedad que provoca se llama COVID-19. ¿Es importante para lo que me vas a contar? Pues igual no, pero como voy a usar ambos términos, para que no haya líos. Venga, pregunta.

1.- ¿Es un virus nuevo que viene de laboratorios supersecretos con el objetivo crear caos en el mundo?

Pues no, para nada. La familia de los coronavirus son viejos conocidos en los hospitales y en general provocan catarros normales (ej. coronavirus 229E, OC44, NL63, HUK1).

Peeeeeero, resulta los coronavirus son virus ARN (su material genético es Ácido Ribonucleico) y los virus ARN mutan con una facilidad pasmosa y eso les da nuevos superpoderes. Es como si Superman mutase y con cada mutación recibiera o perdiera un poder, o mejor aún, como si los poderes se hicieran más o menos fuertes según la mutación. Los coronavirus no sólo afectan a los humanos sino a un amplio rango de mamíferos. Hay un superpoder especialmente insidioso y es el que otorga la transmisión de especie a especie. Cuando esto ocurre, nos encontramos con un virus totalmente nuevo, algo que nuestro sistema inmune no ha visto hasta la fecha y claro, no tienen ni la menor idea de cómo actuar contra él. Ni nuestras defensas, ni nosotros, ni los científicos, ni los médicos, ni los gobiernos sabe cómo combatir al SARS-Cov-2 porque tiene toda una batería de superpoderes nueva que no sabemos cómo actúa. Por eso, hay mucha incertidumbre y pocos datos definitivos. Vamos sobre la marcha (aunque menuda marcha, que salen datos nuevos todos los días).

2.- ¿Pero no me acabas de decir que sólo te provoca catarros?

Es que te he hablado de los hermanos pobres. Durante las primeras décadas del siglo es posible que como con Troy McCLure al coronavirus le recuerdes de éxitos como “SARS, la cosa está chunga en China” (2003) o “MERS, vamos a morir todos” (2012). Tanto el SARS como el MERS los causaban otra cepa de coronavirus (SARS-CoV y MERS-CoV). Los superpoderes de estas dos enfermedades eran su tasa de mortalidad, un 10% para el SARS y nada menos que un 35% para el MERS. ¿Oye Raquel y por qué siendo tan terribles no se montó la que se está montando ahora? Pues porque se transmitían FATAL (una superdebilidad), por lo que los casos fueron fáciles de aislar y la pandemia se pudo contener a tiempo. Para que te hagas una idea, para matar a las primeras 1.000 personas el MERS tardó 3,5 años mientras que el SARS lo hizo en 130 días. El COVID-19 se ha llevado por delante a sus primeras 1,000 personas en 48 días. Se transmite suuúper bien y eso ha hecho que el SARS-CoV-2 con su cerca del 2-4% de mortalidad total global, haya sido capaz de matar tres veces lo que el SARS en los dos primeros meses.

Otro factor que está contribuyendo a que se esté propagando tan rápido es su periodo de incubación que es relativamente largo, de 5 a 14 días, frente a los 7 del SARS y a los dos días de la gripe (después vuelvo a ella). Esto quiere decir que desde que te has infectado hasta que dices “me encuentro un poco rar@”, te pasas hasta 14 días esparciendo virus sin darte cuenta. Y eso no es todo, incluso aún sin síntomas, te puedes pasar hasta otros 15 días más hasta que tu cuerpo se limpia totalmente de virus y dejas de ser infectivo.

3.- ¿Pero el COVID-19 es como una gripe, no?

Pues no, tiene ciertos síntomas de un resfrío o una gripe, pero es más infeccioso. En todo caso, ¿qué tipo de comparación es esa? Ni que la gripe fuera una broma. El virus de la gripe mata y matará 20 veces menos que el SARS-CoV-2, pero mata. Quizás mataría menos si todo el mundo se vacunara. Para empezar, como la gripe ya empezamos a ver que no es.

Otra cosa que diferencia el SARS-CoV-2 del virus de la gripe es el R0 o número reproductivo básico, por el cual se estima la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en una población. Es decir, por cada infectado, cuántos casos nuevos salen. Simplificando salvajemente, en el caso de la gripe, el R0 es de más o menos 1,5. Es decir, que cada persona contagia a una persona y media. En el caso del SARS-CoV-2, el R0 parece andar por el 2,5. O sea, que se contagia mucho mejor… otro superpoder

Además, la gripe se contagia por gotas en suspensión, mientras que el SARS-CoV-2 puede quedarse sobre superficies durante largos periodos de tiempo. O sea, no hace falta estar en contacto con un enfermo para pegárselo. Con tocar una superficie y llevarte la mano a la boca, nariz u ojos, ya lo tienes.

¿Te vas dando cuenta de la historia? Es como la gripe solo que mata más, se contagia más, nunca hemos estado en contacto con él (no tenemos defensas) y no tenemos ni tratamiento, ni vacuna. O sea, que es bastante peor que la gripe. Y es que es lo que tienen los virus, que de la nada a la tormenta perfecta puede ocurrir cualquier cosa.

4.- Ya, pero es que más mata el hambre en el mundo.

Sí, y la malaria, y la obesidad, y el tabaco, y el alcohol. Pero resulta que el SARS-CoV-2 tiene el potencial de expandirse globalmente y atacar a cualquiera porque nadie tiene defensas. Lo ideal en los países debilitados sería evitar llegar a crisis sanitarias como se han visto en China, Italia o España, que podrían ser aún más complicadas si llegan a países con sistemas sanitarios más débiles. Allí, la gente puede morir no solo por la enfermedad en sí misma, sino porque están más debilitados por desnutrición y otras enfermedades, además de contar con un sistema hospitalario más precario. Imagínate a esta gente: además del hambre, el dengue y la malaria, les viene el COVID-19.

5.- Pero esta enfermedad sólo afecta a los viejos, a los jóvenes no le hace nada.

Nah-ah, no es así. Afecta menos a la población más joven pero no es garantía de nada. Por ejemplo, en la franja de 20 a 49 la mortalidad está estimada alrededor de un 0.32% (eso es 3 veces más que la gripe estacional). Y visto así no parece mucho, pero piensa. Si yo te doy mil caramelos y te digo que tres te van a matar, ¿corres el riesgo? Además ¿no tienes padres? ¿Abuelos? ¿No conoce a gente inmunodeprimida o en quimioterapia? A partir de los 70, la cosa está por sobre un 8% de mortalidad, o sea, casi uno de cada 10 adultos mayores que se lo agarre, no vuelve a contarlo (y si tienen más de 80 uno de cada 5 no volverá del hospital).

Y ojo, que lo que te digo hoy mañana puede cambiar, ser matizado o ratificarse. Pero si quieres otro día nos tomamos otro café y te cuento por qué NO es culpa de los chinos, y las buenas noticias que están surgiendo, que entre toda la devastación hay bastantes noticias esperanzadoras.

Ahora que ya te has dado cuenta de las dimensiones que puede alcanzar este virus ayuda a pararlo.

  • LÁVATE LAS MANOS, pero bien lavadas, con agua y jabón, por 20 segundos (yo canto el estribillo de Kiss de Prince). Si no puedes y tienes desinfectante hidroalcohólico úsalo. Lávate especialmente bien las manos antes de comer. Ya ves, una cosa tan simple como el jabón es el mayor enemigo del SARS-CoV-2 ya que el ARN del virus está dentro de una envoltura lipídica (grasa) que al contacto con el jabón se desbarata inactivando al virus.
  • TRATA DE NO TOCARTE LA CARA. Principalmente la boca, nariz y los ojos. Ya sabemos que cuesta mucho contenerse: seguro ahora te pica la cara…
  • QUÉDATE EN CASA. Que sí, que no nos gusta a nadie, pero ¿recuerdas lo que te he dicho antes? Puedes contagiarte y contagiar sin darte cuenta. Y los hospitales no necesitan a nadie más. No todo el mundo podrá, así que, si puedes, disfruta de ese privilegio. Y recuerda que ésto no son vacaciones sino la única manera de reducir los contagios, proteger a nuestros mayores y evitar el colapso hospitalario. #mequedoencasa #estonosonvacaciones.
  • Si sospechas razonablemente que puedes estar enferm@, llama a los teléfonos de tu comunidad autónoma y que te indiquen cómo actuar TRATA DE NO EXPONER A NADIE. Lo primeros síntomas suelen ser dolor en el pecho, problemas para respirar, tos y fiebre. Si no paras de sonarte la nariz, lo más probable es que tengas un resfrío común o alergia. La congestión nasal y los problemas gastrointestinales son pocos comunes en COVID-19.
  • Si realmente lo has pillado y eres una persona joven y sana no te asustes, lo más normal es que curse como una gripe normal. QUÉDATE EN TU CASA Y NO VAYAS AL CURRO (los que deban salir a trabajar, el resto en casa). Lee, escucha música, haz algo de provecho.
  • ALIMÉNTATE BIEN, si estás débil, tu sistema inmune tampoco estará al 100%, recuerda que no tenemos tratamiento. Así que hay que confiar en nuestro sistema inmune (que es una pasada de bueno)
  • DUERME BIEN. Vas a oír mil y una soluciones mágicas que se van a inventar para venderte cosas que “estimulan” el sistema inmune. TODAS SON MENTIRA. Lo único que está demostrado que contribuye su mejor funcionamiento es comer y dormir bien.

Finalmente, si tienes una empresa y una idea brillante para desarrollar soluciones que ayuden a luchar contra este problema que nos afecta a todos que sepas que muy probablemente salgan convocatorias de financiación específicas para el COVID-19. Así que, si necesitas dinero para llevarla a cabo, este puede ser un buen momento.

Este artículo está basado en un post escrito el 2 de marzo.

Raquel López Aragón, Licenciada en Ciencias Biológicas y doctora en Biología molecular por la Universidad de Salamanca. Colaboradora de Valdur Next desde 2016

BIBLIOGRAFÍA

1 Human Coronavirus Types, https://www.cdc.gov/coronavirus/types.html> (2020).

2 Duffy, S. Why are RNA virus mutation rates so damn high? PLoS Biol 16, e3000003,

doi:10.1371/journal.pbio.3000003 (2018).

3 Ridenhour, B., Kowalik, J. M. & Shay, D. K. [Unraveling R(0): considerations for public

health applications]. Rev Panam Salud Publica 38, 167-176 (2015).

4 Riou, J. & Althaus, C. L. Pattern of early human-to-human transmission of Wuhan 2019

novel coronavirus (2019-nCoV), December 2019 to January 2020. Euro Surveill 25,

doi:10.2807/1560-7917.ES.2020.25.4.2000058 (2020).

5 Guan, W. J. et al. Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China. N Engl J

Med, doi:10.1056/NEJMoa2002032 (2020).

6 The Persistence of SARS-CoV-2 on Inanimate Surfaces (https://www.contagionlive.com/contributor/saskia-v-popescu/2020/02/the-persistence-of-sarscov2-on-inanimate-surfaces?fbclid=IwAR257_kZgzWq_RKWS9vSdbzshaBTn797l0tddl23qaBNhcO5s19NqITaaGQ)

7 Ghani A. C. et al. Methods for Estimating the Case Fatality Ratio for a Novel, Emerging Infectious Disease American Journal of Epidemiology, Volume 162, Issue 5, 1 September 2005, Pages 479–486, https://doi.org/10.1093/aje/kwi230

8 Bettegay, M et al. 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV): estimating the case fatality rate – a word of caution (https://doi.org/10.4414/smw.2020.20203)

9 Munster, V et al. A novel coronavirus emerging in China—key questions for impact assessment. New England Journal of Medicine, 382(8), 692-694.

 

 

 

Recent Posts

Leave a Comment